La fuerza en el tratamiento psicoanalitico chicas

La fuerza en el tratamiento psicoanalitico chicas

Por Angelica Toledo

La certeza es lo que nos concierne, ineludiblemente,

inevitablemente, pero no tengamos idea

sobre que es verdadero y no ha transpirado que no lo es.

Todos queremos sentirnos bien desplazandolo hacia el pelo vivir la vida de la superior forma posible, es decir, buscamos el bienestar. No obstante varios prefieren nunca ir a terapia, en el presente muchos usuarios si solicitan el asiento sobre un especialista. Sin embargo, el acto de encontrar favorece emocional implica confrontar algo sobre nosotros mismos iamnaughty en espaГ±a.

Como podri­a ser, imaginemos que alguien conserva la foto sobre su pareja previo, una conexion que termino sobre manera excesivamente dolorosa. La foto permanece olvidada en un cajon sobre su vivienda desplazandolo hacia el pelo nunca vuelve an arreglar en la novia durante mucho lapso, Incluso que un conmemoracion, entretanto permite la higiene, la halla nuevamente. La fotografia trae recuerdos dolorosos que nunca desea evocar, por eso la mantuvo apartada en un cajon. No obstante, al encontrarla de nuevo, la ser goza de la posibilidad sobre efectuar liga a esos sentimientos, sobre atravesar el duelo pertinente a aquella separacion.

Una cosa similar puede ocurrir dentro de un tratamiento psicoterapeutico, pues este nos brinda la oportunidad sobre retomar aquellas vivencias emocionales conflictivas que mantenemos al margen sobre la vida conciente, precisamente porque el dolor mental que implican nos es intolerable.

Entonces, surge la duda ?por que en ocasiones, a pesar de soportar, nos resistimos a la psicoterapia? Mirar, apreciar e identificar lo que se esconde en la cabeza nos compromete an aceptar variados responsabilidades con respecto a nuestra vida desplazandolo hacia el pelo a tolerar el dolor que conlleva. Saramago en su entrenamiento en la ceguera dice que en el ser humano existe alguna cosa carente sustantivo que define quienes somos efectivamente. La oposicion a conocerse an alguno identico Se Muestra cuando el itinerario nos lleva a revelar desplazandolo hacia el pelo a nombrar aquello que nos pertenece y no ha transpirado que posiblemente aun nunca sepamos como soportar.

Freud senala que los pacientes suelen negarse an inspeccionar con adorno sus deseos e impulsos agresivos porque lo cual supone hacerse cargo sobre ellos, aunque Asimismo por motivo de que este conocimiento trae consigo un enorme dolor mental. Nunca obstante, dicha resistencia afecta al tratamiento, por eso existira que identificarla desplazandolo hacia el pelo luego auxiliar al individuo a vencerla. Sera necesario hacerle ver en que instantes tiende a reiterar emociones o actitudes de nunca recordar o efectuar frente an algo. En La fuerza y no ha transpirado la represion (1916), Freud propone que la operacion fundamental del estudio es vencer tales resistencias y esto sera posible aclarandoselas al paciente en el momento en que se manifiesten.

Cuando la sujeto vence la resistencia original y no ha transpirado acude a psicoterapia, la resistencia se expresara adentro del tratamiento igual que la examen que impone el paciente de no conocerse a profundidad. Esta posicion se presenta a lo largo de todo el tratamiento, sin embargo nunca nos enfrentamos a la dimension total sobre la resistencia ?dice Freud?, pues su intensidad varia en funcii?n de cuanto nos aproximamos an evidente material nuevo. Llega a su momento maximo durante la elaboracion sobre mencionado material desplazandolo hacia el pelo, mientras mas Cristalino va quedando, la resistencia se comienza a desvanecer.

A lo largo de la vida, inevitablemente existira elementos o consecuencias que nos produzcan cierto pesar. Por ejemplo, una cosa tan sencilla como subir a un elevador el lugar reducido nos obliga a permanecer cercano sobre familia desconocida si bien resulte incomodo. Cuando conocemos a alguien, a menudo experimentamos una grupo sobre pensamientos asi­ como sensaciones que pueden ser tanto agradables como molestas; se desata lo que Bion llama tormenta emocional. Este autor decia que el paciente entra en contacto con el analista al ir al consultorio y no ha transpirado al comprometerse en esa trato terapeutica sobre la que espera, de algun manera, que le resulte buena. Por su pieza, el analista Asimismo desea que se produzca cualquier beneficio; los dos deben expectativas. Curiosamente, eso perturba la trato paciente-analista y no ha transpirado lo cual ocurriria aun si ambas partes permanecieran en mutismo. Igualmente seri­a el caso de alguien que nunca quiere enamorarse por pavor a las emociones que implica una contacto amorosa, como las celos, la competencia, los sentimientos sobre exclusion, etc. de el igual manera, al conocerse desplazandolo hacia el pelo trazar la trato con uno igual, nos exponemos an enfoques propios que podri?n nunca agradarnos del todo. Calcular lo que somos nunca necesariamente es placentero ni amable; mas bien, necesita sobre potencia y no ha transpirado coraje.

La oposicion se manifiesta sobre numerosas formas no memorizar los suenos para analizarlos en sesion o llevar bastantes suenos (tantos, que no da lapso para pensarlos), no acudir a las sesiones o regresar tarde, olvido de temas notables Con El Fin De relatar o simplemente contradecir ciertos sentimientos. Freud y Breuer observaron que el signo dispone de por premisa que cualquier transcurso emocional o psiquico nunca fue llevado Incluso el final con normalidad, que es sustituto sobre alguna cosa interceptado.

Aun cuando se encuentre en tratamiento, la alma obtiene ingresos de su patologia, de lo que padece. La ampliacion de la pensamiento supone un velocidades radical; afrontar ese nuevo “yo” produce mucha incertidumbre. Pensemos, por ejemplo, en alguien que posee una pareja sumamente violenta y no ha transpirado sigue con la novia, no por amor ni por tenerle temor, sino por aversion a la idea del abandono, a comunicarse con la aislamiento.

La resistencia es un engendro normal y humano, aunque seri­a significativo analizar en que segundo del tratamiento se manifiesta desplazandolo hacia el pelo como se relaciona con el caracter de el individuo asi­ como con su fantasia subyacente, a fin de ayudar al paciente an aceptar y no ha transpirado sobrepasar aquello sobre lo que nunca es conciente y no ha transpirado le impide perfeccionar su vida.

Referencias

Join The Discussion

Compare listings

Compare